Carboxiterapia

Tratamiento para celulitis y flacidez

Carboxiterapia

Eliminación de celulitis

¿Qué es la Carboxiterapia?

La carboxiterapia es una de las técnicas más aplicada para  combatir celulitis, flacidez y grasa localizada. Es un método mínimamente invasivo que consiste en la aplicación del gas dióxido de carbono (CO2) por vía subcutánea mediante pequeñas infiltraciones en los tejidos afectos.

Desde tratar problemas de varices hasta combatir la celulitis y la flacidez de la piel, pasando por la eliminación de los cúmulos de grasa resistentes, la carboxiterapia tiene infinitas aplicaciones para mejorar la belleza y salud de nuestra piel obteniendo unos resultados de lo más satisfactorios.

La celulitis se ha definido como una dermopatía vasculopática. Es un proceso muy complejo en cuya fisiopatología hay como denominador común: un trastorno microcirculatorio a nivel local. Al no producirse un drenaje correcto de los adipocitos, los desechos e impurezas se acumulan de forma líquida al principio para adquirir después una consistencia espesa o gelatinosa.

Carboxiterapia para reducir la grasa localizada y combatir la celulitis

La técnica de la Carboxiterapia es muy sencilla. Se realiza a través de un equipo especialmente diseñado que permite controlar la velocidad de flujo y el tiempo de inyección, así como monitorizar la dosis administrada. Se aplican varias inyecciones con una aguja de diámetro inferior a la de Insulina.

El gas se difunde rápidamente a los tejidos adyacentes. No presenta efectos secundarios, salvo un ligero y fugaz dolor en la zona de aplicación y un pequeño enrojecimiento que perdura unos minutos. También podemos apreciar alguna pequeña equimosis en el punto de punción que desaparecerá en pocos días.

En cuanto a la celulitis, la aplicación subcutánea de dióxido de carbono en las zonas en las que la temida piel de naranja hace su aparición (piernas, glúteos, abdomen y brazos) consigue mejorar este problema en cuatro niveles:

  • Mejora la circulación sanguínea y linfática ayudando a la eliminación de líquidos
  • Mejora el tono de la piel devolviéndole la elasticidad y reduciendo la flacidez
  • Reduce la piel de naranja y la aparición de los antiestéticos hoyuelos asociados a la celulitis
  • Disminuye el volumen de la zona y alivia los síntomas que acompañan a la celulitis, como la pesadez.

Número de sesiones necesarias y frecuencia

El número de sesiones que se necesitan depende de las características y necesidades concretas de cada paciente.

Una vez finalizada cada sesión, no es necesario guardar ningún tipo de reposo, y podremos continuar con nuestras actividades diarias, evitando la exposición directa al sol durante las siguientes 24-48 horas.