Mesoterapia

Mesoterapia

Modelación Corporal

Tratamiento corporal con Mesoterapia

La mesoterapia es una técnica enfocada a moldear la figura de forma localizada, muy consolidada y con excelentes resultados, fue creada por el médico francés Michel Pistor en la década de los 50.

Consiste en la aplicación diferentes medicamentos en dosis muy bajas por medio de pequeñas inyecciones intradérmicas que disuelven el tejido adiposo localizado, rompe los tabiques fibrosos, mejora la circulación, con lo que logra la disminución de contornos, el poceado, mejora la calidad de piel, la celulitis y la flaccidez.

Para obtener resultados satisfactorios es importante la correcta selección de los medicamentos a utilizar, ya que varían según el tipo de patología, por eso se debe hacer el diagnostico del tipo de afección que padece y debe ser realizada por profesionales médicos debidamente entrenados.

Cada paciente recibe tratamiento personalizado, éste tendrá una duración variable que dependerá de su condición inicial.

Es ideal para caderas, muslos, abdomen, brazos y espalda que necesitan reducción a corto plazo. Se realiza por sesiones semanales.

Se puede combinar con contractores, botas de drenaje linfático, ultrasonido, termoterapia, potenciando así los efectos.

En los casos en donde encontremos una alteración circulatoria importante, se puede complementar con medicación oral para mejorar la circulación.

Causas de la celulitis

Son múltiples y se produce por una sumatoria de ellas, entre las cuales cabe destacar:

• Aumento del tejido graso: Dado que esta es una enfermedad del tejido adiposo subcutáneo, si existe sobrepeso hay mayor riesgo de desarrollar celulitis.
•  Alimentación incorrecta: Cuando el hígado está sobrecargado no es capaz de desintoxicar el cuerpo y las toxinas tienden a acumularse en los espacios intercelulares favoreciendo la aparición de la enfermedad.
• Vida sedentaria: El ejercicio aumenta el flujo circulatorio por la mayor demanda de oxígeno de los músculos que además queman energía que proviene de los adipocitos.

• Estrés: El estrés altera las funciones del hipotálamo que regulan el equilibrio autónomo, incluyendo la secreción hormonal, produciendo alteraciones como: aumento de la retención de líquidos, insomnio o irritabilidad, aumento del apetito y la disminución natural de las defensas inmunitarias.

• Hábitos de vida: Fumar, beber mucho café o alcohol, no respetar el horario fisiológico del sueño, usar ropa que impida el movimiento (como medias, zapatos de taco alto o pantalones ajustados) y consumir drogas, pueden llevar o agravar la celulitis.

• Problemas hormonales: Disfunción o sensibilidad excesiva a los estrógenos aumenta la acumulación de los líquidos intersticiales.